¡A orar con Jesús!

La Semana Santa 2021 es una puerta abierta a la comunidad, sin cerrar la del 2020, que fue un “subir a la estancia superior, donde vivían”, para orar como familia de Jesús (Hechos 1,13-14).

 La pasión, la muerte en la cruz, la sepultura, la resurrección, la ascensión gloriosa de Jesús al Padre y, al mismo tiempo, su permanencia dentro y en medio de nosotros, son el milagro del amor de Dios, el gran acontecimiento de nuestra salvación.

 “Yo estoy con ustedes, día tras día, hasta el final del mundo” (Mateo 28,20). Es la promesa y la certeza que nos da el Resucitado.

 Desde esta certeza empieza la fe, nuestra fe en Jesús, hacia atrás y hacia adelante de Él, incluyendo el vivir creyente de cada uno. Desde allí, desde esta certeza, iniciemos nuestro recorrido de oración con Jesús en esta Semana Mayor.

 “¡Jesucristo ha resucitado!” Es el saludo inicial que debemos darnos unos a otros. “¡En verdad resucitó!”. Es la respuesta que todos damos a esta primera exclamación. Es el saludo pascual y una costumbre muy antigua, omitiendo ahora el beso o los tres besos en la mejilla, que acostumbran las iglesias ortodoxas y comunidades de catecúmenos. Podría ser, creo, un hermoso signo entre esposos y con sus hijos.

 “¡Por tu cruz y resurrección nos has salvado, Señor!”. Concédeme, Señor, como a San Pablo, “conocer yo el poder de tu resurrección y vivir la comunión en tus padecimientos, hasta hacerme semejante a ti en tu muerte, y que pueda llegar a resucitar contigo de entre los muertos”. (Leer Filipenses 3,7-11).

+Darío de Jesús Monsalve Mejía

Arzobispo de Cali

 

Te puede interesar también…