El Corpus Christi en el Magisterio de los Papas: un camino de salvación

Fuente: Vatican News

1263. Un sacerdote bohemio en peregrinación a Roma se detiene a celebrar la Misa en Bolsena. Al partir la hostia, se ve invadido de la duda sobre la presencia real de Cristo en ese pequeño pedazo de pan. De repente, unas gotas de sangre cayeron de la hostia, manchando el corporal de lino y algunas piedras del altar. Ya en 1215, en el IV Concilio de Letrán, la transubstanciación se había convertido en un dogma de fe. Pero después del milagro del corporal, el Papa Urbano IV decidió extender la Solemnidad del Corpus Christi a toda la Iglesia, con la Bula Transiturus de 1264, colocando la fiesta el jueves siguiente al primer domingo después de Pentecostés.

Todo comienza, se podría decir, desde el corazón de Cristo, que en la última cena, en la víspera de su pasión, agradeció y alabó a Dios y, al hacerlo, con la fuerza de su amor, transformó el sentido de la muerte a la que iba. El hecho de que el Sacramento del altar haya tomado el nombre de «Eucaristía» – acción de gracias – expresa precisamente esto: que el cambio de la sustancia del pan y del vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo es el fruto del don que Cristo hizo de sí mismo, el don de un Amor más fuerte que la muerte, el Amor divino que lo resucitó de la muerte. Por eso la Eucaristía es el alimento de la vida eterna, el Pan de Vida.

Benedicto XVI: camino salvífico de Cristo a través de la historia

El Papa Benedicto XVI en la Misa de Corpus Christi del 23 de junio de 2011: en la segunda década del siglo que comenzó con el impactante acto terrorista contra las Torres Gemelas y con una miríada de guerras olvidadas, la presencia real del cuerpo y la sangre se convierte en la paradójica confirmación de un amor más fuerte que la muerte, de un amor que supera el pecado, todo pecado. Pero en el plan de Dios esta historia comienza antes de la historia, comienza con el hombre mismo…

La Solemnidad del Corpus Christi de hoy nos invita a meditar sobre el único viaje que es el itinerario salvífico de Cristo a través de la historia, una historia escrita desde el principio, de manera contextual, por Dios y el hombre. A través de los eventos humanos, la mano divina traza la historia de la salvación.

Es un viaje que comienza en el Edén, cuando, siguiendo el pecado del primer hombre, Adán, Dios interviene para dirigir la historia hacia la llegada del «segundo» Adán. En el Libro del Génesis está la primitiva proclamación del Mesías y desde entonces, a lo largo de la sucesión de generaciones, como se narra en las páginas del Antiguo Testamento, se ha ido desarrollando el viaje del hombre hacia Cristo.

Cuando entonces, en la plenitud de los tiempos, el Hijo de Dios encarnado derramó la sangre en la Cruz por nuestra salvación y resucitó de entre los muertos, la historia entra, por así decirlo, en una dimensión nueva y definitiva: se realiza la nueva y eterna alianza de la que Cristo crucificado y resucitado es el principio y el cumplimiento. En el Calvario el camino de la humanidad, según los designios divinos, conoce su decisivo punto de inflexión: Cristo se pone a la cabeza del nuevo Pueblo para guiarlo hacia su meta definitiva. La Eucaristía, sacramento de la muerte y la resurrección del Señor, constituye el corazón de este itinerario escatológico espiritual.

Juan Pablo II: una globalización del amor

Del mismo modo, se expresó Juan Pablo II en la Solemnidad de Corpus Christi de 1998, el 11 de junio, dos años antes del año 2000. Ya se hablaba de la globalización y la Eucaristía, el don por excelencia, es una promesa desde el principio de la historia de la humanidad e incluye a todos los pueblos, todos los tiempos. Una globalización del amor. Este aliento universal de la Solemnidad de hoy también impregna las palabras de Juan XXIII en la víspera del Concilio, en el Corpus Christi del 21 de junio de 1962

Oh Jesús, alimento sobrenatural de las almas, a ti llega este inmenso pueblo. Se vuelven para penetrar en su vocación humana y cristiana de nuevo impulso, de virtud interior, con disposición al sacrificio, del que Tú diste inimitable sabiduría y ejemplo, con la palabra y el ejemplo.

Hermano nuestro primogénito, Tú has precedido, oh Cristo Jesús, los pasos de cada hombre, has perdonado las faltas de cada uno; a todos y cada uno los elevas a un testimonio de vida más noble, más convencido, más activo.

Oh Jesús, panis vere, único alimento sustancial de las almas, reúne a todos los pueblos alrededor de Tu mesa: es la realidad divina en la tierra, es una prenda de los favores celestiales, es la seguridad de la justa comprensión entre los pueblos y de la competencia pacífica para el verdadero progreso de la civilización.

Alimentados por Ti y de Ti, oh Jesús, los hombres y mujeres serán fuertes en la fe, alegres en la esperanza, activos en las muchas aplicaciones de la caridad.

Pablo VI: una fiesta de comunión fraterna

Caridad. Si con el don de su cuerpo y su sangre Dios nos ha amado hasta el punto de borrar nuestros pecados, este amor también se extiende horizontalmente, entre todos los hombres. La sexta década del siglo XX parece particularmente receptiva al ideal de paz y amor universal, especialmente entre las generaciones más jóvenes. 1969, el año de Woodstock, de las protestas, de la conquista de la Luna que por un momento hace sentir a todos los hombres como hermanos en nombre de la ciencia… Corpus Christi del 5 de junio: así habla un Papa en esos años efervescentes y difíciles:

La comunión con Cristo, por lo tanto, la Eucaristía, como sacramento y sacrificio; pero también la comunión entre nosotros, los hermanos, con la comunidad, con la Iglesia: y es todavía la Revelación la que nos dice, en palabras de Pablo: «Puesto que hay un solo pan, nosotros, que somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque todos participamos de este único pan» (1 Cor. 10, m). El Concilio Ecuménico Vaticano II sacó esta realidad a la luz profundamente cuando llamó a la Eucaristía «una fiesta de comunión fraterna» (Gaudium et Spes, 38); cuando dijo que los cristianos, «alimentándose del cuerpo de Cristo en la Santa Comunión, muestran concretamente la unidad del Pueblo de Dios, que se expresa adecuadamente y se realiza admirablemente por este augusto sacramento».

Pío XII: el inestimable don de la Eucaristía

Las voces de los Papas. Corpus Christi. La verdadera presencia del Cuerpo de Cristo en la hostia consagrada, alrededor de la cual giraron las dudas del sacerdote bohemio que presenció el milagro de Bolsena, se confirma por la vitalidad del amor cristiano, por las obras de caridad inspiradas en la Eucaristía. En este sentido, las palabras del Papa Pío XII en su mensaje radiofónico al final del Congreso Eucarístico de Asís, el 9 de septiembre de 1951. A mediados del siglo pasado hay una cierta ansiedad de recuperación después de la tragedia de la guerra:

Si en los estrechos términos de este Congreso Eucarístico la fe y la ciencia, la cultura, la elocuencia, el arte y la historia han traído en fraternal armonía, un regalo de bienvenida a Jesús Eucarístico, el agradecido tributo del ingenio humano, aunque sea tan apropiado al objeto de sus especulaciones y sus multiformes manifestaciones; mucho más y mejor hacer esta noche la docta teología, la profunda filosofía, el arte del pensamiento, de la palabra, del canto, postrándose en tácita adoración ante el Dios oculto para exaltar en la fe del humilde creyente el inestimable don de la Eucaristía.

El don es Él mismo – Jesucristo – personalmente presente para obrar en nosotros, si seguimos su amor, las maravillas de la vida cristiana, de una vida que, ordenada según el Evangelio, mantiene ferviente en sus aún tibios hijos la estima por la virtud, la conciencia del bien y del mal e impide que sean definitivamente abrumados por la avalancha de errores y corrupciones que dominan el mundo.

Te puede interesar también…
Iglesia ante Coronavirus

Iglesia ante Coronavirus

Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia La Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), ante la situación de emergencia sanitaria por la #pandemia del...

leer más