%PM, %14 %888 %2019 %15:%May
La Iglesia tendrá pronto dos nuevas Santas y una nueva Beata

Fuente: Vatican News

 

Los decretos conciernen el milagro atribuido a la intercesión de la beata Giuseppina Vannini (en el siglo: Giuditta Adelaide Agata), fundadora de las Hijas de San Camilo; nació en Roma (Italia) el 7 de julio de 1859 y murió allí el 23 de febrero de 1911;

- el milagro, atribuido a la intercesión de la beata Dulce Lopes Pontes (en el siglo: Maria Rita), de la Congregación de las Hermanas Misioneras de la Inmaculada Concepción de la Madre de Dios; nació en São Salvador da Bahia (Brasil) el 26 de mayo de 1914 y murió allí el 22 de mayo de 1992;

- el milagro, atribuido a la intercesión de la Venerable Sierva de Dios, Lucía de la Inmaculada(en el siglo Maria Ripamonti), hermana profesa del Instituto de las Siervas de la Caridad; nació en Acquate (Italia) el 26 de mayo de 1909 y murió en Brescia (Italia) el 4 de julio de 1954;

- las virtudes heroicas del Siervo de Dios Giovanni Battista Pinardi, obispo titular de Eudoxias  y Auxiliar de Turín; nació en Castagnole Piemonte (Italia) el 15 de agosto de 1880 y murió en Turín (Italia) el 2 de agosto de 1962;

- las virtudes heroicas del Siervo de Dios Carlo Salerio, Sacerdote del Instituto de Misiones Extranjeras de París, Fundador del Instituto de las Hermanas de la Reparación; nació en Milán (Italia) el 22 de marzo de 1827 y murió allí el 29 de septiembre de 1870;

- las virtudes heroicas del Siervo de Dios Domingo Lázaro Castro, sacerdote de la Compañía de María. nació en San Adrián de Juarros (España) el 10 de mayo de 1877 y murió en Madrid (España) el 22 de febrero de 1935;

- las virtudes heroicas del Siervo de Dios Salvatore da Casca (nacido: Erminio Pinzetta), religioso de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos; nació en Casca (Brasil) el 27 de julio de 1911 y murió en Flores da Cunha (Brasil) el 31 de mayo de 1972;

- las virtudes heroicas de la Sierva de Dios Maria Eufrasia Iaconis ( en el siglo: Maria Giuseppina Amalia Sofia), fundadora de la Congregación de las Hijas de la Inmaculada Concepción; nació en Casino di Calabria, hoy Castelsilano (Italia) el 18 de noviembre de 1867 y murió en Buenos Aires (Argentina) el 2 de agosto de 1916.

La vida de las dos nuevas Santas

Su nombre de pila era María Rita. Nació en 1914, tenía seis años cuando murió su madre y sus tías se encargaron de su educación. A la edad de 13 años, una de ellas la llevó a conocer las zonas más pobres de su ciudad, hecho que despertó una gran sensibilidad en ella. A los 18 años entró en la Congregación de las Hermanas Misioneras de la Inmaculada Concepción de la Madre de Dios, donde comenzó a llamarse Dulce.

Una de las inspiraciones para el discernimiento de su vocación fue la vida de Santa Teresa del Niño Jesús: "Por mucho amor que tenga en mi pequeño corazón, es poco para un Dios tan grande", escribió la Hermana Dulce al entrar en el convento. "Siguiendo el ejemplo de Santa Teresa, creo que todos los pequeños actos de amor, por pequeños que sean, deben ser agradables al Niño Jesús.

Sus pequeños actos de amor se tradujeron en grandes obras sociales, y la Hermana Dulce fundó la unión de los trabajadores de San Francisco, un movimiento cristiano de trabajadores en Bahía. Luego comenzó a recibir a personas enfermas en casas abandonadas en una isla de Salvador de Bahía. Posteriormente fueron desalojados y la religiosa trasladó la estructura de acogida a un antiguo mercado de pescado, pero el municipio la obligó a abandonar el lugar. El único lugar donde pudo alojar a más de 70 personas necesitadas de asistencia médica fue el gallinero del convento donde vivía, que rápidamente se convirtió en un improvisado hospital.

Así comenzó la historia de otra de sus fundaciones: el hospital de Sant'Antonio, que fue inaugurado oficialmente en mayo de 1959 con 150 camas. Actualmente recibe 3.000 pacientes al día.

Hoy en día, sus fundaciones son conocidas como Obras Sociales de la Hermana Dulce (Obras Sociais Irmã Dulce, Osid). Funcionan como una organización benéfica privada bajo la ley brasileña, están acreditadas por el estado federal y registradas por el Consejo Nacional de Bienestar y el Ministerio de Educación.

Entre estas obras se encuentra también el Centro de Educación de Sant'Antonio, ubicado en la región de Simões Filho, también en el Estado de Bahía.

En los últimos 30 años de su vida, la salud de la Hermana Dulce era muy débil. Sólo tenía el 30% de su capacidad respiratoria. En 1990 comenzó a empeorar, y durante 16 meses permaneció en el hospital, donde recibió la visita del Papa Juan Pablo II, con quien había tenido una audiencia privada diez años antes.

Fue trasladada al convento de San Antonio, donde murió el 13 de marzo de 1992. Miles de personas en condiciones de extrema pobreza se reunieron para darle su saludo final. Su cuerpo fue trasladado a la Iglesia de la Inmaculada Concepción de la Madre de Dios, donde se descubrió que había permanecido naturalmente incorrupta. El milagro de su beatificación se produjo en 2001, cuando Cláudia Cristiane Santos, que ahora tiene 42 años, sobrevivió a una hemorragia incontrolable después de dar a luz. La hemorragia no se detenía a pesar de tres intervenciones. Los médicos habían perdido toda esperanza, pero cuando su familia pidió la intercesión de la Hermana Dulce, en una cadena de oración dirigida por el Padre José Almí de Menezes, la hemorragia se detuvo inmediatamente. Este hecho fue la confirmación de una vida virtuosa, centrada en la oración y la caridad, a partir de las cosas más pequeñas. "El amor supera todos los obstáculos, todos los sacrificios", decía la Hermana Dulce.

Beata Giuseppina Vannini

Giuseppina Vannini nació en Roma el 7 de julio de 1859, sus padres eran Angelo y Annunziata Papi. Fue bautizada con el nombre de Judith. Tenía una hermana

 mayor, Giulia y un hermano menor, Augusto. A los 4 años Judith pierde a su padre y tres años más tarde también a su madre. Los tres hermanos huérfanos fueron separados: Augusto fue acogido por un tío materno, Julia fue confiada a las Hermanas de San José y Judith, de 7 años, fue acogida en el Conservatorio Torlonia de Roma, donde las Hijas de la Caridad la educaron en la fe cristiana y la prepararon para la vida. Judith crece buena, piadosa, dócil y reflexiva. Obtuvo el diploma de maestra de asilo y a los 21 años pidió entrar en el noviciado de las Hijas de la Caridad en Siena. Pero poco después regresó a Roma por razones de salud y por un período de prueba. Al año siguiente regresó a Siena, pero fue dada de baja definitivamente del Instituto porque se la consideró inadecuada.

Siente profundamente la llamada a la vida religiosa, pero ¿en qué instituto? Ella sufre y reza. Tenía 32 años cuando participó en un curso de ejercicios espirituales en la casa de las Hermanas de Nuestra Señora del Cenáculo en Roma. El último día del retiro, el 17 de diciembre de 1891, Judith se presentó al predicador, el Padre Camiliano Luigi Tezza, para pedir consejo. Unos meses antes, el padre había sido comisionado como Fiscal General para restaurar los Terciarios Camilianos y en ese momento tuvo una inspiración: confiarle la realización de proyectos de niñeras.

Judith aceptó y el P. Tezza pronto descubrió en ella el temperamento de la fundadora, segura de sí misma, una mujer de oración y sacrificio. Informó a los superiores de la Orden Camiliana y obtuvo la autorización del Cardenal Vicario de Roma para proceder con esta iniciativa.

Judith con otras dos jóvenes, preparadas por el sacerdote, formaron la primera comunidad. El 2 de febrero de 1892, aniversario de la conversión de San Camilo, en la habitación-santuario donde murió el Santo, nació la nueva familia camiliana mediante la imposición del escapulario con la cruz roja. El 19 de marzo siguiente, el P. Tezza lleva el hábito religioso, marcado por la cruz roja, Judith, que tomó el nombre de Hermana Josefina y fue nombrada superiora. Con el consejo de Tezza, se formularon las Reglas del incipiente Instituto Religioso, especificando su propósito: ayudar a los enfermos incluso en casa. Aún en medio de una gran pobreza, su número creció. A finales de 1892 ya eran catorce, en 1893 se abrió una nueva comunidad en Cremona y en 1894 en Mesagne en Apulia; siguieron otras casas en otros lugares.

Pero era necesario obtener la aprobación definitiva de la autoridad eclesiástica. Lamentablemente, el Papa León XIII había decidido en esos años no permitir la fundación de nuevas comunidades en Roma. Por lo tanto, la petición del P. Tezza, renovada dos veces, fue respondida en nombre del Papa: "non expedit" (no conviene, no se aprueba). Por el contrario, el grupo de monjas se vio obligado a abandonar Roma. Parecía que toda perspectiva debía desaparecer, pero por la admiración de la actividad de asistencia de las hermanas, también de parte de la prensa, y por el apoyo del Cardenal Vicario, se obtiene la erección en "Pía Asociación" dependiente del Cardenal y así la obra puede continuar. Dotada de una fortaleza maravillosa y confiada en la ayuda del Señor, logró difundir el Instituto en varias partes de Italia y Argentina.

A pesar de su débil salud, a menudo perturbada por la languidez y las migrañas, la Madre no escatimó esfuerzos: visitaba las casas todos los años, trabajaba para las Hijas y las acompañaba con bondad y vigor. El 21 de junio de 1909, después de mucha resistencia, logró obtener el Decreto de establecimiento del instituto en una congregación religiosa bajo el título de "Hijas de San Camilo".

En 1910, después de su última visita a todas las casas de Italia y Francia, sufrió una grave enfermedad cardíaca. Pasó los últimos meses sufriendo en el cuerpo y durante un cierto tiempo también en el espíritu, de temor y ansiedad por el destino del Instituto. Así, purificada del dolor, el 23 de febrero de 1911, entregó serenamente su alma a Dios. Dejó un Instituto con dieciséis casas religiosas en Europa y América y 156 religiosas profesas. El 16 de octubre de 1994, Juan Pablo II la proclamó "beata".