%PM, %08 %772 %2019 %12:%Ene
La vida nos une: unidos por la vida

Como Iglesia en Cali y El Valle, compartimos la conmoción que vive Cali por el atroz crimen que segó la dignidad y la vida misma de LEIDY JOHANA MORALES HURTADO. Un hecho espeluznante que demanda nuestra voz, presencia y movilización solidaria, junto a la horrenda cadena de asesinatos, sobre todo de mujeres y niñas, como, tristemente, se ha dado en estos albores del 2019, en Cali y el País.

No podemos equivocarnos ni aflojar en la lucha, de una sociedad como la nuestra, por suscitar el compromiso de cada ser humano y de la colectividad social y política con la vida de todo ser humano, incluida la del más débil y la de quienes han abusado contra este, que es el bien más sagrado del mundo.

A la muerte se le responde con vida y con firmeza moral, legal y penal, en la custodia de este bien, porque LA VIDA NOS UNE y tenemos que ser coherentes, para actuar UNIDOS POR LA VIDA.

A la familia de Leidy Johana, a su comunidad barrial de Desepaz, a sus compañeros (as) de estudio y labor, y a una ciudadanía perpleja e impotente ante la abismal crueldad, les damos nuestro abrazo de dolor compartido, y nuestra voz de aliento en Cristo Jesús, de cuya fuerza en la tortura infinita de la Cruz necesitamos todos.

Él, Resucitado de entre los crucificados y sepultados, llene de valor cristiano a todos, recoja las lágrimas de sus seres queridos, y fortalezca a Colombia en ésta irrenunciable lucha por desarraigar del alma humana el espíritu perverso del homicidio y de las pasiones asesinas.

Con las comunidades de Desepaz, convocamos a un Lucernario de oración y compromiso, que presidiremos en la Plazoleta del Colegio Compartir, este martes 15 de enero, a las 6:00 p.m.

En él, con veladoras y luces, esperamos a organizaciones, comunidades, personas, medios e instituciones solidarias. ¡NOS UNE LA VIDA: UNIDOS POR LA VIDA!

+Darío de Jesús Monsalve Mejía
Arzobispo de Cali