Se autoriza el primer paso para canonizar a sacerdote colombiano

El Papa Francisco ha reconocido las «virtudes heroicas» del sacerdote colombiano Jesús Antonio Gómez Gómez, conocido como el padre Toñito, sacerdote de la Arquidiócesis de Medellín, lo que supone el primer paso en el proceso de canonización, según lo informó la Santa Sede.

Por su parte la Arquidiócesis de Medellín, a través de un post de Facebook, celebró la noticia ofrecida por el Dicasterio para la Causas de los Santos y pidió orar dando “gracias a Dios por suscitar en el venerable Padre Jesús Antonio, un modelo de santidad en nuestra Iglesia Particular”.

Quién era el padre Jesús Antonio Gómez Gómez

El sacerdote, nacido el 26 de marzo de 1895 en la vereda El Carmelo de El Santuario, en el departamento de Antioquia, y fallecido en Medellín el 23 de marzo de 1971, dedicó su vida a la instrucción espiritual de sacerdotes y creó el “Fondo sacerdotal para los pobres”.

Sus padres fueron José Joaquín y Ana Joaquina, y tuvo 16 hermanos, de los cuales dos fueron sacerdotes, uno religioso jesuita y una hermana religiosa concepcionista.

Una biografía publicada por la Arquidiócesis de Medellín indica que los consejos de su tío, el P. Lubín, y el ejemplo de su hermano, el padre Andrés María, lo animaron en su vocación al sacerdocio.

Ingresó al Seminario de Medellín el 3 de febrero de 1914 para su formación académica, espiritual y sacerdotal. Fue ordenado sacerdote el 11 de marzo de 1922 por el Arzobispo, Mons. Manuel José Caycedo.

Dentro de sus funciones como sacerdote, fue confesor de varias órdenes religiosas, director espiritual del Seminario Conciliar de Medellín y profesor de teología dogmática fundamental, así como capellán de la Escuela de ciegos y sordomudos.

En 1947 viajó a Rochester (Estados Unidos), a tratarse el aneurisma que sufría desde su juventud. En 1948 fundó la revista «Sé Apóstol» para animar la Cruzada Eucarística, de la que es nombrado asistente arquidiocesano en 1951.

Por problemas de salud dejó el seminario y se le nombró capellán de las carmelitas de El Poblado. Entre otras cosas, en 1971 creó el «Fondo sacerdotal para los pobres», propio de su espiritualidad.

“Los sacerdotes debemos ser pobres, no solo debemos pedir para los pobres, sino que debemos compartir con ellos lo mucho o poco que poseamos”, decía el padre Jesús Antonio.

Cuando el médico le informó que tenía un cáncer terminal, el sacerdote Jesús Antonio Gómez exclamó: «Qué alegría cuando me dijeron: vamos a la casa del Señor». Falleció el 23 de marzo de 1971, en Medellín, a los 76 años de edad.

Proceso de canonización

El 3 de septiembre de 1996, sacerdotes y exseminaristas de Medellín y de Sonsón-Rionegro pidieron al Arzobispo de Medellín, Mons. Héctor Rueda Hernández, que posibilite la apertura de la causa de canonización del padre Jesús Antonio.

El 13 de marzo de 1998, la Conferencia Episcopal de Colombia aprobó el pedido y dos días después el entonces Arzobispo de Medellín, Mons. Alberto Giraldo Jaramillo, reconoce la Fundación Canónigo Jesús Antonio Gómez Gómez, cuyo objetivo es “promover y servir de apoyo, en todas sus etapas, al proceso de canonización».

El 23 de mayo de 2000 la Santa Sede aprueba la introducción de la causa, cuyo proceso diocesano culminó el 4 de octubre de 2002.

El 10 de marzo de 2004 la Congregación para las Causas de los Santos reconoció la validez de la documentación de la etapa diocesana. El 29 de abril de ese año se nombró a Mons. José Luis Gutiérrez como relator oficial de la positio y como colaboradora a Raffaella Marsilli.

La casa natal del Venerable P. Jesús Antonio Gómez fue comprada en 2005 y a su lado se construyó una capilla.

Por: Conferencia Episcopal de Colombia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.