Gran movilización en la Jornada Mundial del Enfermo

«Sean misericordiosos, así como el Padre de ustedes es misericordioso» (Lc 6,36). El próximo viernes 11 de febrero se celebrará la XXX Jornada Mundial del Enfermo y el Papa Francisco ha enviado un mensaje para que en cada Arquidiócesis del mundo se celebré.

En Cali se tendrá para este día una actividad especial llamada Gran Movilización por el Enfermo y que coordina la Pastoral de Salud de la Arquidiócesis, por lo cual han dispuesto brindar información en cada parroquia.

Por su parte el Papa Francisco envió un mensaje para vivir esta jornada en armonía, pensando en el otro. «La invitación de Jesús a ser misericordiosos como el Padre adquiere un significado particular para los agentes sanitarios. Pienso en los médicos, los enfermeros, los técnicos de laboratorio, en el personal encargado de asistir y cuidar a los enfermos, así como en los numerosos voluntarios que donan un tiempo precioso a quienes sufren». Son personas que han hecho de su servicio una misión. Porque «sus manos, que tocan la carne sufriente de Cristo, pueden ser signo de las manos misericordiosas del Padre».

El Pontífice expresó «los progresos que la ciencia médica ha realizado, sobre todo en estos últimos tiempos. Las nuevas tecnologías han permitido desarrollar tratamientos que son muy beneficiosos para las personas enfermas; la investigación sigue aportando su valiosa contribución para erradicar enfermedades antiguas y nuevas; la medicina de rehabilitación ha desarrollado significativamente sus conocimientos y competencias».

Manifestó que a los enfermos hay que tratarlos con la dignidad que merecen y con mucho respeto. «Todo esto, sin embargo, no debe hacernos olvidar la singularidad de cada persona enferma, con su dignidad y sus fragilidades. El enfermo es siempre más importante que su enfermedad y por eso cada enfoque terapéutico no puede prescindir de escuchar al paciente, de su historia, de sus angustias y de sus miedos. Incluso cuando no es posible curar, siempre es posible cuidar, siempre es posible consolar, siempre es posible hacer sentir una cercanía que muestra interés por la persona antes que por su patología».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.