Lunes, 11 Septiembre 2017 10:16
¡Colombia déjate reconciliar!: Papa Francisco en Villavicencio

Fuente: CEC

En presencia de unas seis mil personas y luego de escuchar cuatro testimonios de víctimas de la violencia en el Encuentro de Oración por la Reconciliación Nacional, el Papa Francisco dijo a Colombia: “Abre tu corazón de pueblo de Dios y déjate reconciliar. No temas a la verdad, ni a la justicia”.

“Queridos colombianos: No tengan temor a pedir y a ofrecer el perdón. No se resistan a la reconciliación para acercarse, reencontrarse como hermanos y superar las enemistades. Es hora de sanar heridas, de tender puentes, de limar diferencias”.

“Es la hora para desactivar los odios, renunciar a las venganzas y abrirse a la convivencia basada en la justicia, en la verdad y en la creación de una verdadera cultura del encuentro fraterno”, dijo el Santo Padre.

“La verdad no debe, de hecho, conducir a la venganza, sino más bien a la reconciliación y al perdón. Verdad es contar a las familias desgarradas por el dolor lo que ha ocurrido con sus parientes desaparecidos. Verdad es confesar qué pasó con los menores de edad reclutados por los actores violentos. Verdad es reconocer el dolor de las mujeres víctimas de violencia y de abusos”.

El encuentro de oración se desarrolló en el parque Las Malocas en Villavicencio, con víctimas de la violencia y miembros de la guerrilla; con la imagen del Cristo de Bojayá, imagen que recuerda la muerte de más de 100 personas al interior del templo de Bojayá, luego que las guerrillas lanzaran un balón de gas en 2 de mayo de 2002.

La ceremonia contó con la presencia del Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y comenzó con las palabras de perdón, reconciliación y paz del Arzobispo de Villavicencio, Mons. Óscar Urbina.

“En esta tarde queremos, en un gesto sencillo, descubrir que la reconciliación entre los colombianos es un proceso, no solo una meta o un estado perfecto porque nunca podremos afirmar que hemos llegado a él y menos que no podremos alcanzarlo. Es el sentido itinerante de la reconciliación”, dijo Mons. Urbina.

“El anhelo del pueblo colombiano de superar los sufrimientos causados por las distintas formas de violencia como el secuestro, la extorsión, el desplazamiento, la desaparición forzada, el reclutamiento forzoso, las amenazas contra la vida, los asesinatos, han destruido los proyectos de vida de miles de familias y de comunidades. Rehacer la vida de tantas víctimas requerirá tiempo”, agregó.

Posteriormente, el Santo Padre realizó una oración y la coral de la Corporación Universitaria Unimeta, la Banda Musical de Santa Cecilia de Villavicencio y el grupo de teatro estudiantil de la Universidad Santo Tomás realizaron un acto alusivo al Salmo 85.

El primer testimonio fue el de Juan Carlos Murcia Perdomo, que permaneció por 12 años en las FARC. Le siguió el relató de Deisy Sánchez Rey, reclutada para las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

En tercer lugar, Luz Dary Landazury contó las consecuencias de la explosión de un artefacto explosivo en su cuerpo y cómo continuó con su vida.

Por último, Pastora Mira García a quien la guerrilla mató a varios de sus familiares y en la ayuda a los mismos asesinos personas que sufren las consecuencias de la guerra ha encontrado la sanación y el perdón.

Al concluir el relato encendieron una vela ubicada junto al Cristo de Bojayá y el Santo Padre realizó el gesto de la paz saludando a quienes contaron sus historias y otros presentes.

En su discurso el Papa Francisco destacó las historias presentadas y dijo que al mirar la imagen al Crucificado de Bojayá, “contemplamos no sólo lo que ocurrió aquel día, sino también tanto dolor, tanta muerte, tantas vidas rotas y tanta sangre derramada en la Colombia de los últimos decenios”.

“Ver a Cristo así, mutilado y herido, nos interpela”. “Él vino para sufrir por su pueblo y con su pueblo; y para enseñarnos también que el odio no tiene la última palabra, que el amor es más fuerte que la muerte y la violencia”.

“Gracias Señor por el testimonio de los que han infligido dolor y piden perdón; los que han sufrido injustamente y perdonan. Esto sólo es posible con tu ayuda y presencia. Eso ya es un signo enorme de que quieres restaurar la paz y la concordia en esta tierra colombiana”.

Dirigiéndose a Pastora les dijo: “tú lo has dicho muy bien. Quieres poner todo tu dolor, y el de miles de víctimas, a los pies de Jesús Crucificado, para que se una al suyo y así sea transformado en bendición y capacidad de perdón para romper el ciclo de violencia que ha imperado en Colombia. Tienes razón: la violencia engendra más violencia, el odio más odio, y la muerte más muerte”.

"Con la ayuda de Cristo vivo en medio de la comunidad es posible vencer el odio, es posible vencer la muerte, es posible comenzar de nuevo y alumbrar una Colombia nueva. Gracias, Pastora, qué gran bien nos haces hoy a todos con el testimonio de tu vida”.

"Nos conmueve también lo que ha dicho Luz Dary en su testimonio: que las heridas del corazón son más profundas y difíciles de curar que las del cuerpo. Así es. Y lo que es más importante, te has dado cuenta de que no se puede vivir del rencor, de que sólo el amor libera y construye".

“Y de esta manera comenzaste a sanar también las heridas de otras víctimas, a reconstruir su dignidad. Este salir de ti misma te ha enriquecido, te ha ayudado a mirar hacia delante, a encontrar paz y serenidad y un motivo para seguir caminando”.

“Ciertamente es un reto para cada uno de nosotros confiar en que se pueda dar un paso adelante por parte de aquellos que infligieron sufrimiento a comunidades y a un país entero. Es cierto que en este enorme campo que es Colombia todavía hay espacio para la cizaña. Ustedes estén atentos a los frutos, cuiden el trigo y no pierdan la paz por la cizaña”.

El Papa Francisco, encabezó la Oración de San Francisco por la Paz, rezó el Ave María y para finalizar, unos niños presentaron unos árboles pequeños que serán plantados como signo de la reconciliación en la selva.