banner arquidiocesis misionpermanente 1920x435

La Misión Permanente es un envío personal y eclesial que el Señor Jesús hace a todos y cada uno en la iglesia para que, animados por el Espíritu Santo, compartamos el Evangelio con cada persona, especialmente con los que se han alejado de la comunidad de la Iglesia.

Así mismo es la condición propia de la Iglesia: Evangelizar, celebrar, anunciar, salir de sí misma, ser samaritana, acoger y ser signo de salvación para el mundo.

"La vida se alcanza y madura a medida que se la entrega para dar vida a los otros. Eso es en definitiva la misión". (Aparecida 360)

La Misión busca renovar la comunidad eclesial en su conjunto, para que todos los bautizados, convertidos en discípulos misioneros sean capaces de dar testimonio de la Buena Noticia en nuestro mundo.

Dentro de la Misión Permanente entramos todos: Bautizados, niños, jóvenes, mayores, sacerdotes, obispos, religiosos y religiosas, movimiento eclesiales.
Ya no seremos discípulos y misioneros sino que seremos discípulos misioneros.

- "Como discípulos misioneros, estamos llamados a intensificar nuestra respuesta de fe y a anunciar que Cristo ha redimido todos los pecados y males de la humanidad". (Aparecida 145)

- "La misión no se limita a un programa o proyecto, sino que es compartir la experiencia del acontecimiento del encuentro con Cristo, testimoniarlo y anunciarlo de persona a persona, de comunidad a comunidad, y de la iglesia a todos los confines del mundo". (Aparecida 145)

Es Misión porque su objetivo fundamental es poner a la Iglesia y a todos en la Iglesia, en un estado permanente de misión. Esto implica “pasar de una pastoral de mera conservación a una pastoral decididamente misionera” y ayudar a que todos en la Iglesia seamos fieles servidores de la vida, por amor al Señor que es la VIDA.

"El discipulado y la misión siempre suponen la pertenencia a una comunidad, Dios no quiso salvarnos aisladamente, sino formando un Pueblo". (Aparecida 164)

 

Es Misión porque su objetivo fundamental es poner a la Iglesia y a todos en la Iglesia, en un estado permanente de misión. Esto implica “pasar de una pastoral de mera conservación a una pastoral decididamente misionera” y ayudar a que todos en la Iglesia seamos fieles servidores de la vida, por amor al Señor que es la VIDA.

"El discipulado y la misión siempre suponen la pertenencia a una comunidad, Dios no quiso salvarnos aisladamente, sino formando un Pueblo". (Aparecida 164)

La Misión Permanente requiere de una conversión personal, pastoral y eclesial e implica reformas espirituales, pastorales y también institucionales. Es decir, cambios profundos en nuestra manera de vivir la fe, de organizar la pastoral, de administrar la Iglesia y de servir al mundo, dejando de lado estructuras caducas que condicionan negativamente nuestro caminar; se nos exige el valor de una autocrítica profunda, a la luz de la palabra de Dios.

"El discípulo, a medida que conoce y ama a su señor, experimenta la necesidad de compartir con otros su alegría de ser enviado, de ir al mundo a anunciar a Jesucristo, muerto y resucitado, a hacer realidad el amor y el servicio en la persona de los más necesitados, en una palabra, a construir el Reino de Dios". (Aparecida 278)

Lo invitamos a conocer las distintas piezas que desde el mes de agosto hemos venido publicando a través de nuestras redes sociales y distintos canales de comunicación. 


Iconos Web 04

Ver Galería

Visite nuestro Canal de YouTube para conocer los videos sobre la misión:

Iconos Web 01

Ver Videos

Programación Misión Permanente del 13 al 20 de noviembre de 2016:

PROGRAMACIÓN MISION PERMANENTE ÚLTIMA